19.5.14

Creando historias [3 tips]

creando historias

El periodista y escritor español Arturo Pérez-Reverte, un autor al que aprecio mucho, afirmó en una entrevista reciente que un escritor serio es lo que ha leído, lo que ha vivido más lo que imagina. No pude evitar (caprichos de ingeniero) dibujar mentalmente la fórmula: lectura + vivencias + imaginación = escritor.

Hagamos aquí una pausa para desmenuzar esta receta y descubriremos que Pérez-Reverte nos está entregando un mapa a colores y en 3D de lo que debemos hacer para conseguir escribir una historia. 

Lectura: Lo mencioné en el post Cómo escribir un cuento. Para escribir es necesario leer y de esto no podemos escapar. Cuando abrimos un libro nuevo debemos estar conscientes de que estamos por saborear un plato que el autor se tomó mucho tiempo para preparar, desde la selección de ingredientes hasta el grado de cocción de cada elemento. Nosotros disfrutaremos del producto final pero detrás hubo un arduo trabajo. Leer nos informará, entrenará nuestra imaginación y enriquecerá nuestro vocabulario. 

Vivencias: El escritor es como el buen vino que con el tiempo se hace más exquisito. A un autor que abre sus sentidos a lo que ocurre a su alrededor, que viaja, que aprende a escuchar y que tiene actitud exploradora, seguramente le será menos difícil hallar la inspiración. No en vano se dice que los escritores no encuentran historias sino que las historias los buscan a ellos. 

Imaginación: Tercera variable de la fórmula y tan importante como las anteriores. Si se topan con personas que a su edad piensan que lo han vivido todo, aléjense. Esta noche cuando salgan a cenar o mañana temprano que vayan a trabajar, tengan siempre en cuenta que volverán a casa habiendo aprendido algo nuevo, por más mínimo que parezca. Creo que la imaginación nace con una simple pregunta y la capacidad de sorprenderse todos los días. No es un talento especial, sólo una habilidad que olvidamos con el tiempo. Recordemos nuestra niñez inventando mil historias con nuestros juguetes.

La imagen del artículo evoca leyenda de la loba que alimenta a Rómulo y Remo, los artífices de la fundación de Roma, claro ejemplo de una historia que consigue superar tiempo y espacio, el sueño de todo escritor. ¿Qué te parece la fórmula?

¡Deja un comentario y comparte este artículo!

MÁS HISTORIAS: CLICK AQUÍ

No hay comentarios :

Publicar un comentario