MICROCUENTOS

microcuentos por eduardo ramón

Sincronía
Las enamoradas agujas del reloj coqueteaban por sesenta y cinco minutos entre beso y beso.

Moderno
Eran otros tiempos. Lejos de desanimarse, la aguja encendió su GPS y emprendió la huída del pajar.

Abdominales
Desnudo frente al espejo, la tortuga sonrió al descubrir que ya había nacido lista para el verano.

Pacto
El bosque y la lluvia hicieron un pacto: él perfumaría de flores su llegada y ella le daría lágrimas a sus emociones.

Cómplices
Llévame contigo para siempre", le dijo enamorada la palabra al viento, antes de volverse cómplices inseparables.

Mirada
Fue amor a primera vista. El espejo y la psicóloga hacían la pareja perfecta: uno miraba por fuera y la otra por dentro.

Fuerza
El premio al hombre más fuerte del mundo lo ganó un tímido anciano. Llevaba cincuenta años cargando arrepentimientos.

Hacker
El legendario hacker murió viejo, agotado y frustrado por no haber podido nunca descifrar la clave del amor.

Voces nocturnas
En la fiesta de la Luna para elegir la voz de la noche, todos cayeron borrachos menos el lobo, el búho y el grillo.

Diagnóstico
De pronto se creyó cantante, bailarín, poeta y aseguraba poder detener el tiempo. Le diagnosticaron amor.

Mil palabras
El libro le declaró la guerra al cuadro. Para vencerlo, reclutó a sus mejores palabras en grupos de mil.

Espejo
Luego de pasar casi una vida juntos, el espejo decidió romper con ella. "No eres tú, soy yo", le dijo.

Drama
El drama de los amantes no fue el besarse bajo la mesa del bar, sino quedar atrapados entre viejas gomas de mascar.

Travesura
La traviesa nube descendía para divertirse viendo a los humanos creer que estaban en medio de un sueño.

Reality
Apenas escucharon su voz, el público supo que el tímido corazón ganaría el concurso de canto.

Prejuicios
Ella propuso el plan y él aceptó. Al caer la noche, oveja y lobo se despidieron para siempre de los prejuicios.

Equipo
El amante y la luna hacían el equipo perfecto. Ambos escapaban cuando el sol asomaba.

Maleta
Los ladrones huyeron con la pesada maleta del escritor. Al abrirla solo encontraron sueños.

Pulgar
El polifacético pulgar fue condecorado por su aporte a la humanidad y nombrado estrella pop de la era informática.

Perfecto
La gente despidió conmovida y entre aplausos a Perfecto, quien decidió abandonar el diccionario en favor de un mundo mejor.

Secreto
El veterano escritor era un voyeur empedernido. Esperaba ansioso las noches para observar a las palabras hacer el amor.

Fábula
La tortuga y la liebre se miraron con recelo. Ignoraban la historia, pero una intuición les decía que ese día no debían dormir.

Clandestino
Cruzó temerario mar y tierra pero acabó rendido frente a la cruel frontera de la indiferencia.

Regalo
Conmovido al verlas llorar, el sol regaló a las nubes un collar de arco iris.

Luna de miel
Apenas contrajeron matrimonio, las dos abejitas miraron al cielo y volaron alto, muy alto. Esa noche el mundo vería la más bella luna de miel.

Arma letal
El desafío final del gran maestro de la guerra fue crear un escudo contra el arma más letal de todas: la palabra.

Eslogan
La amistad lanzó su lema publicitario para distinguirse de las imitaciones: "Nunca estará en oferta".

Casa ocupada
No era una casa abandonada. Era política de sus ocupantes el no aceptar seres vivos.

Nieve
El conejito amó por siempre a su primer invierno, convencido de llevar desde entonces un copo de nieve pegado al trasero.

Porno
Bebían cerveza oyendo música de sintetizador cuando llegó el repartidor de pizza. Inevitablemente, la porno empezó a rodarse.

Luna
A veces la Luna se aburría de la noche y para ello concibió el plan perfecto. Lo llamó Eclipse.

Silencio
Descubrió que, trabajando en silencio, conseguía apagar más voces que discutiendo con ellas.

Grillos
La luna accedió a todos los pedidos del sindicato de grillos. Sabía que sin ellos la noche estaba incompleta.

Vida moderna
Aburrido de juegos y redes sociales, le preguntó a su smartphone qué podía hacer. Éste le respondió: "Alza la mirada".

Bella vita
Nació, creció, se reprodujo en todo el mundo y continuó creciendo. Todos envidiaban la "bella vita" del libro.

Cocina
Salmón y Almendra se conocieron en la cocina. Aunque venían de distintos reinos, decidieron casarse con la bendición del chef.

Mapas
El pirata y el viajero del tiempo murieron juntos y en la miseria. Uno perdió el mapa y el otro sin GPS estaba perdido.

Amor imposible
Las dos estrellas se citaban cada noche sólo para contemplarse. Su amor era imposible, él pertenecía al mar y ella al universo.

Destino
En plena caída libre, una gota de lluvia pidió cambiar su destino. Un rayito de sol la escuchó y la transformó en arco iris.

Bala perdida
Alojada involuntariamente en el frío revólver, aguardó su turno deseando acabar como bala perdida para no herir a nadie.

Testamento
Una misteriosa mujer figuraba en el testamento del poeta. Nunca sabrían que cuando ella lo traicionó, él empezó a escribir.

Paz
La paloma se pintó el plumaje de verde para cambiarle de una vez por todas el color a la paz.

Disfraz
El lobo terminó por rendirse. No había disfraz de humano que fuera del todo confiable.

Amante
Casanova nunca pudo con su genio. En sus memorias encontraron que hasta fue amante de la naturaleza.

Despedida
Antes de abandonarlo, la hoja le dijo al árbol: «no llores, la siguiente primavera llegarán otras como yo».

Bella durmiente
La bella durmiente rechazó al príncipe que la despertó. No era el hombre de sus sueños.

Felicidad
Mirando al cielo pidió ser feliz. Le cayó excremento de pájaro y, comprendiéndolo todo, volvió a sonreír. 

Beso
Todos le pedían un beso. Él le pidió una oportunidad. Y ella le dio un beso.

Caballeros
El dragón salió tranquilo de su escondite al enterarse de que no quedaban más caballeros en el mundo.

Ovejas
Era tan anticuado que contaba ovejas en lugar de tuits para dormir.

Entrevista
Se saludaron con un tímido apretón de manos. La última vez que se vieron estaban borrachos y besuqueándose en una discoteca.

Ratón
El hambriento gato se camufló sigiloso entre los libros, esperando atrapar al famoso ratón de biblioteca.

Nube
Pusieron tantos datos en la nube que, el día que llovió, se ahogaron en un mar de información.

Tuit
En medio de millones cómo él nacidos el mismo día, el intrépido tuit vino al mundo dispuesto a conquistarlo.

Caveman
Entró a su cueva a seguir esperando que el machismo volviera de moda.

Musa
Su belleza era única, admirada por todos. Pero ella sabía que jamás saldría de ese cuadro. Su tristeza era infinita.

Inventor
Se preguntaban cómo lograba ese hombre idear sus invenciones. Su secreto era hacer lo que la gente decía que era imposible.

Memoria de elefante
Incapaz de olvidar tan rápido a su primer amor, el joven elefante maldijo su buena memoria.

Canción
Escribió una canción para olvidarla. Terminaría sus días recordándola cada noche al encender la radio.

Vino
Las uvas nacieron el mismo día que ella se enamoró. Tres años después, la conocerían cuando ella bebió vino para olvidarlo.

La cita
El escritor pagó la cuenta y salió del bar, resignado. La creatividad no acudió a la cita, una vez más.

Ave de paso
Siguió batiendo libremente sus alas, recordando a su madre decir que, en este mundo, todos éramos sólo aves de paso.

Soñador
Despertaba agotado porque se pasaba las noches persiguiendo sus sueños.

Amor de verano
Al conocer a su primer amor de verano, no sospechaba cancelar al invierno como la época más triste del año.

Doble gusto
Había una vez que se volvió dos veces por el placer de repetir.

Mastercard
Ahorró todo en su vida para finalmente descubrir que el amor no podía comprarse.

Vida eterna
Convencido de que la carne congelada duraba para siempre, se pasó el resto de su vida persiguiendo al invierno.

Queso
El ratoncito adoraba las noches, momento en el que podía apreciar aquel enorme queso brillante flotar en el cielo.

Plan perfecto
Su plan le quedó perfecto. Cerró su cuaderno de páginas en blanco y se lanzó al mundo armado de sueños.

Alien
Cuando ella lo rechazó por ser el enésimo hombre que le prometía las estrellas, él tuvo que secar sus lágrimas en su nave espacial.

Olvido
No fue necesaria una terapia ni un largo viaje. El dolor en el corazón le pasó un día que contestó el teléfono y al saber que no era él, le dio lo mismo.

Schizo
Le sangraban las manos, que rebotaban incansables sobre la cara del miserable quien, para sorpresa de todos, reía. Nadie sospechaba que el dolor era el mayor de sus placeres.

Héroes
El ignorante escupió en la calle donde hombres murieron por su libertad, mucho antes de que él naciera.

Último beso
Acordaron terminar con un beso. Sería el comienzo de sus penas.

Receta casera
Cuando su abuela le heredó por fin la receta del matrimonio, el plato se le quemó.

Vuelo perdido
El avión en el que viaja el amor de su vida acaba de aterrizar. Pero él ha venido a recoger a su novia.

Despertador
Quiso dormir más y apagó con furia su despertador, que no estaba hecho para decirle le esperaba el mejor día de su vida.

La oscuridad
Cuando llegó la noche, no supo si temerle a la oscuridad o a la boleta vencida de la luz.

Fría fidelidad
La comida del perro estaba muy fría pero se la devoró sin reparos, pensando en lo fuerte que era su amo al verlo dormir tan tranquilamente bajo un metro de nieve.

Reloj dorado
Los controladores pasan por los pasillos pidiendo el ticket a los pasajeros y Julián mira por novena vez su cartera vacía, su billete de lotería  y su reloj dorado. Era temprano, pero faltaba poco para ser demasiado tarde.

Amor divino
El vino era su favorito, ella su mayor deseo. El vino acaricia sus labios, enrojoce sus mejillas, relaja sus párpados. La madrugada llegó justo para su momento favorito pero ella, de tanto vino, se durmió.


10 comentarios :

  1. Muy buenos, Eduardo. Hay que tener mucha imaginación para contar cosas en tan pocas palabras. Yo tengo solo quince microrrelatos, pero la mayoría son de ciento cuarenta palabras. Solo escribí tres de ciento cuarenta caracteres los cuales junté en una sola entrada titulada «Tres por noche».
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raúl, es cierto que los microrrelatos constituyen un reto a la imaginación, los tomo como si uno hiciera pequeños ejercicios diarios preparándose para la gran maratón. Me gustaría narrar algunas historias tuyas en mi podcast semanal, sería un excelente aporte.

      Eliminar
    2. Eso sería muy bueno, Eduardo. Decime qué te interesa hacer y acordamos: freddykingfiles@hotmail.com
      Saludos.

      Eliminar
    3. Gracias Raúl, te escribo ahora!

      Eliminar
  2. Muy buenos, Eduardo.
    «Queso» y «Schizo», los que más me gustaron.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Juan Esteban, vuelve cuando quieras que esta sección la actualizo siempre!

      Eliminar
  3. Eres un maestro del microrrelato... es muy difícil decir tanto con tan pocas palabras. Soñador, Beso, Olvido... lo mejor de todo es cuando la historia permanece en tu cabeza dejando un regusto maravilloso difícil de olvidar¡¡¡ Gracias¡¡¡
    Un abrazo¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus palabras Francis, escribir microcuentos se ha vuelto una habitud diaria y le he agarrado un cariño especial al formato. Me da gusto saber que disfrutaste de las historias, un abrazo!

      Eliminar
  4. Impresionate producción, Eduardo, y todos son muy buenos, con mucha sutileza e ironía que es lo característico de un micro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirella que gran sorpresa tenerte por aquí, es la sección que más actualizo últimamente, los micros se han vuelto una sana rutina diaria, ¡qué bueno que te gusten! Gracias, otro abrazo para ti.

      Eliminar